Laboratorio Pilar Marí

OSTEOPOROSIS

ANÁLISIS MEDIANTE MUESTRA DE SALIVA

RECOMENDADO EN MUJERES A PARTIR
DE LOS 35 AÑOS

OSTEOPOROSIS

La osteoporosis es una enfermedad multifactorial, con una base genética poligenética. De entre todos los genes candidatos mayores que muestran asociación con variaciones en la masa ósea, actualmente se considera que los que aportan mayor información sobre el riesgo a desarrollar osteoporosis son:COL1A1, ESR1 y VDR.

La osteoporosis se caracteriza por la disminución de la masa ósea y por el deterioro de su microestructura.
Esto significa, fragilidad ósea y en un riesgo incrementado de fracturas no traumáticas.
La osteoporosis suele diagnosticarse tras la aparición de una fractura, por lo que se trata de una enfermedad silenciosa.

La osteoporosis se ha convertido en el segundo problema sanitario en importancia, después de las enfermedades cardiovasculares. Una de cada 3 mujeres y 1 de cada 8 hombres mayores de 50 años tienen un riesgo incrementado de sufrir fracturas óseas como resultado de la osteoporosis. En consecuencia, el diagnóstico precoz de la osteoporosis es fundamental.

Factores de riesgo de osteoporosis

Como en otros procesos ligados al envejecimiento, la osteoporosis es el resultado de la interacción entre la predisposición genética de cada individuo y sus factores ambientales. Así, se estima que los factores genéticos contribuyen en un 50 a un 80% a la variabilidad interindividual de la masa ósea, mientras que el 20-50% restante estaría modulado por los factores ambientales.

• Factores de riesgo ambientales. Existen diferentes factores ambientales de riesgo de osteoporosis, entre los cuales cabe destacar: la edad, el sexo, los antecedentes familiares, la raza y el grupo étnico, la medicación, la actividad física, la exposición al sol, la dieta, el tabaco, el alcohol, el peso y los niveles hormonales.

• Factores de riesgo genéticos. No existe un único factor genético de susceptibilidad, sino que son varios los genes implicados. Estos factores de riesgo (polimorfismos) interactúan entre sí y también con los factores de riesgo ambientales. Es por ello que es importante analizar los diversos factores de riesgo genéticos, para obtener un riesgo global de desarrollar osteoporosis.

El análisis de los factores genéticos de riesgo informa del riesgo individual de cada individuo de acabar desarrollando osteoporosis. En consecuencia, el análisis puede realizarse en la fase presintomática de la enfermedad, lo que posibilita anticiparse al desarrollo de la misma mediante una prevención más personalizada y precoz, es decir, más eficaz.
En LABORATORIO PILAR MARÍ realizamos un test en el que se identifica la presencia de varios poliformismos comunes en esos genes candidatos mayores y su asociación con el fenotipo clínico patológico.
Los poliformismos en estos genes no sólo determinan el riesgo de fracturas sino también predicen la respuesta a los fármacos utilizados en el tratamiento de la osteoporosis, permitiendo así proponer el tratamiento más adecuado en cada caso. Por tanto, el estudio de los poliformismos en los genes mencionados es de gran utilidad en el manejo clínico del paciente con osteoporosis.
La información genética afecta de forma directa e indirecta al esqueleto.
Directamente determina el número, la forma y la estructura de cada uno de los huesos, así como su masa, modelado y remodelado, la tasa de formación y resorción ósea. Indirectamente, establece el número de folículos funcionantes, la concentración ovárica y sanguínea de estrógenos, la edad de la menopausia…

Conocer el componente genético es una herramienta muy valiosa en la lucha contra la osteoporosis.

Ventajas de la realización de este estudio:

  • Prevenir la Osteoporosis
  • Ayudar en el diagnóstico y posterior tratamiento
  • Estudios Familiares

Además se trata de un estudio:

  • No Invasivo, una muestra de saliva.
  • Rápido, entrega de resultados en 15 días
  • Único, resultado válido para toda la vida
  • Familiar, debido a que esta enfermedad cuenta con un fuerte componente genético, existe riesgo de que lo padezcan otros familiares directos.

indicado para:

  • Todas las mujeres a partir de 35 años.
  • Mujeres que tengan familiares que ya estén diagnosticados de osteoporosis.
  • Hombres que padezcan alcoholismo, neoplasias, enfermedades reumáticas, inmovilización o tratamiento con glucocorticoides.